Una exposición que A Mano Cultura realizó para el III Salón del Libro Infantil Ilustrado Ciudad de Alicante.

Esta exposición trata de reflexionar sobre la singularidad del álbum ilustrado como un producto artístico, que se ha convertido en un terreno para la experimentación artística y es el resultado de múltiples influencias de otras artes.

Con un discurso abierto, lleno de preguntas, se invita a la participación a los visitantes, adultos y niños, que se van a encontrar en un largo recorrido con propuestas que iluminan la estrecha relación entre la ilustración y otras artes, como la pintura, la escultura, el cómic, el grabado, el cine… La exposición se completa con un homenaje al ilustrador Luis de Horna, que ha desarrollado su actividad artística en variadas disciplinas y es un ejemplo de un pintor que ilustra y de un ilustrador que pinta. Pero el protagonismo en esta muestra es para las ilustraciones, que se pueden contemplar a gran tamaño, a veces reproducidas en volumen, otras formando parte de juegos, junto a los libros de los que se han extraído para que el visitante pueda apreciar la obra completa.

Esta exposición inauguró la gran sala -550 metros cuadrados- del Centro Cultural Las Cigarreras y se pudo visitar hasta finales de enero de 2011.